GUILLERMO KANE: UN PROFESOR MARCADO POR LA HISTORIA

Kane es diputado por el bloque Frente de Izquierda y Trabajador. Nació en Argentina y su infancia transcurrió en EEUU. Es profesor de Historia y un fanático del cine. Ser padre le transformó la vida. Por segunda vez ocupa una banca en Diputados. Una vida atravesada por la militancia barrial.

La Plata, 04/04/2018


Guillermo Kane nació en 1981. Sus primeros años de infancia estuvieron repartidos entre dos culturas: Argentina y Estados Unidos. Víctor, su padre, un inglés programador de sistemas informáticos, se vio obligado a dejar el país del norte luego de participar en el movimiento contra la guerra de Vietnam y entre muchas de sus mudanzas se fue a Argentina detrás de una propuesta laboral. 

 

Tiempo después, conoció a Laura, con quien formó una familia. Hacia 1988 la familia Kane se mudó a Estados Unidos, nuevamente motivados por ofertas de trabajo. Guillermo conserva buenos recuerdos de esa etapa, aunque hubo otros momentos más complejos: “Nuestro paso por ese país estuvo atravesado por la Guerra del Golfo en Irak. Vimos con mis padres todo el aparato ideológico que se usaba en apoyo a una guerra injusta”.

 

De esos temas se hablaba en los almuerzos, especialmente con su padre, quien había participado en su juventud en el movimiento contra la guerra de Vietnam y no le era indiferente lo que acontecía. “La historia de mi papá es un orgullo para mí, porque durante esa guerra, agitó las filas de otros soldados para que no fueran a pelear”, cuenta.



 

Y en ese sentido explica que “nosotros (por él y su papá) tenemos una idea del norteamericano que denunciamos y que tiene que ver con la opresión de nuestro país y de otros por parte de Estados Unidos”.

 

Frente a ese contexto político deciden volver a Argentina. Su madre retoma su antiguo trabajo en el cuerpo estable del coro del Teatro Colón, y se radican en Floresta. Guillermo comienza a transitar la etapa de la adolescencia y, con ella, sus inquietudes por intervenir frente a una realidad que consideraba injusta se hacen cada vez más fuertes. Su decisión es clara y con tan solo 14 años comienza a militar en el Centro de Estudiantes del Colegio Nacional de Buenos Aires de la Capital Federal.

 

Las primeras huelgas de protestas de trabajadores en las que participó, como el cierre de la Editorial Atlántida o del Diario La Prensa, lo marcaron para siempre. Así como también la lucha contra las reformas educativas del menemismo, la represión a la juventud, y casos de gatillo fácil como el de Walter Bulacio.

 

“Siendo muy joven uno ve en la lucha de los trabajadores una bandera, un lado desde el cual es necesario estar”, sostiene Kane. “Desde muy chico sentí inquietudes políticas. Incluso en algún momento tuve cierta simpatía con las ideas anarquistas”, agregó. Pero fue en el Partido Obrero donde abrazó las ideas marxistas que siempre lo identificaron y encontró un espacio de intervenciones concretas y no de ideas utópicas.

 

Por eso, en el año 2000 y tras finalizar la secundaria, se mudó a La Matanza con el objetivo de dedicarse a militar en ese inmenso punto de la provincia. Durante varios años su responsabilidad fue la de coordinar 28 comedores barriales. “Fue parte de un esfuerzo del partido para colaborar con la organización de los trabajadores que estaban desocupados”, recuerda. Una tarea que intercaló  trabajando como traductor e intérprete de inglés para diferentes empresas. “Aunque no estudié profesionalmente, mi años en Estados Unidos, me permitieron incorporar el idioma”, aclara.

 

Durante el 2011 estuvo abocado a diferentes responsabilidades en el sur de la Ciudad de Buenos Aires, principalmente por el pedido de justicia por el asesinato de Mariano Ferreyra, tiempo en el que además, se constituyó el Frente de Izquierda y Trabajadores, bloque que representa dentro de la legislatura. 

 

Kane es profesor de Historia, carrera que estudió en la Universidad de Buenos Aires. Aun no tuvo la posibilidad de ejercer la docencia, pero asegura que tiene muchas ganas de encarar esa tarea. “La docencia y la investigación, así como también la posibilidad de escribir en historia”, dice. Su asignatura pendiente es el cine, aunque en este presente se considera un autodidacta y fanático de viejos directores soviéticos como Serguéi Eisenstein, pero también de otros como Quentin Tarantino, los Hermanos Coen y Woody Allen.

 

Desde hace dos años vive en Avellaneda, y con Alejandra formó una familia junto a León, el hijo de su “compañera”, como le gusta llamarla, y Pablo que llegó a este mundo hace apenas 9 meses. “Verlo crecer es algo que me da fuerza para pelear por una sociedad más justa e igualitaria”, asegura con emoción.

 

Guillermo Kane va por su segundo mandato dentro de la Cámara de Diputados, en una estructura de rotación entre los miembros de los primeros tres de la lista. En esta nueva etapa de gestión política remarca que “el desafío es ser una voz discordante, y expresar lo que entendemos que miles, desde sus lugares, están reclamado”.