La Plata, 9 de Septiembre de 2017

LA PASIÓN POR ARMAR Y DESARMAR QUE LO LLEVÓ A SER JEFE DEL DEPARTAMENTO TÉCNICO

El joven Lucas Chaulet tiene la importante tarea de cuidar la electricidad en la Cámara. Ocupa desde hace poco tiempo el cargo de jefe de Departamento Técnico y lo asume con mucho compromiso.

Su dependencia de trabajo es luminosa, pequeña y de estilo moderno; dos escritorios de madera clara y un gran ventanal, resaltan en la oficina. Todo lo opuesto representa la escenografía del taller de electricidad que es parte de su área, cables, focos antiguos y luminarias que han sido refaccionadas, acumuladas en lo que anteriormente fue un pasillo. Allí nos recibe para la entrevista.

Lucas ingresó a la Cámara en agosto de 2011. Primero trabajó manteniendo ascensores, luego pasó por el taller de electricidad y, a comienzos de este año, fue nombrado jefe del Departamento Técnico, del cual dependen los talleres de electricidad y refrigeración, el área de ascensores y el de grupos electrógenos.

Con 26 años y título de técnico electromecánico, cuando se le dio la posibilidad de ser jefe lo tomó como un desafío. Con diecisiete personas a su cargo, “por momentos es difícil para alguien tan joven el asumir la responsabilidad”, confiesa, y privilegia el trabajo en equipo, ya que lo asume “como la mejor manera de resolver las cosas”.

En su mayoría hombres, sólo dos mujeres a quienes considera “sus pilares”, trabajan dentro de su oficina y forman parte del equipo. Sin horario de trabajo, “la responsabilidad es full time” -comenta entusiasmado-, pero lo lleva adelante con total compromiso. Se define perfeccionista “siempre hay una manera de arreglar lo que se rompió”, sintetiza.

De novio con una psicóloga, Lucas es apegado a su familia, la cual está prácticamente conformada por mujeres. Se describe como una persona que disfruta mucho estando rodeado de gente.

Para él, la pasión por armar y desarmar piezas, martillar y atornillar se inició cuando era chico. Hoy, varios años después, dejó de ser un hobby para transformarse en su trabajo.