La Plata, 5 de Agosto de 2017

UN ARQUITECTO QUE SE MUEVE ENTRE OBRAS Y MUNDOS ACUÁTICOS

Marcelo Julián trabaja desde hace más de 20 años en la Cámara de Diputados, es arquitecto y jefe del Departamento de Mantenimiento. Dentro de su profesión, privilegia las relaciones humanas: Poder generar un buen clima en equipo, y lograr comprender al otro para poder interactuar en el día a día es la clave, aseguró.

Comenzó a trabajar en 1994 en lo que era la oficina de arquitectura, ya que no existía un departamento específico en ese momento, pero se creó 10 años después. Al momento de hablar sobre su trabajo, Marcelo prioriza las relaciones humanas: “Es estar bien con las personas con las que uno trabaja. Porque, además, se generan amistades y compañerismo. Estás acá compartiendo la vida más de 20 años”.

La arquitectura es una carrera que abre un mundo de posibilidades. En ese sentido, nos contó que le gusta mucho su profesión, estar presente en la obra, y también en el paisajismo. Acerca del trabajo en la HCD, Marcelo contó que “hicimos varios trabajos en la Cámara, recientemente terminamos el patio del Anexo, y ahora estamos con la reforma de la sala de conferencias, la idea es convertirla en una sala audiovisual. Colaboramos en lo nuevo y en las áreas antiguas de ambos edificios”.

Además, la novedad es que ahora su área se encuentra trabajando en proyectos en conjunto con el Senado. “Pensamos reformar el sistema de aires acondicionados, tenemos que modernizarlo. De esta manera vamos a proteger la fachada del edificio y lograr un mejoramiento general”.

Sobre el cierre de la nota, Marcelo nos contó sobre su familia y actividades. Es papá de cuatro hijos que van desde los 8 hasta los 25 años. “Comparto muchos momentos con ellos. A pedido de mi hijo más chico, retomé mi hobby que es el acuarismo. Armé una pecera y empezamos a incorporar peces tropicales que son más coloridos y exóticos”, describió.